INDUSTRIA PETROLERA Y PETROQUIMICA NACIONAL

El 29 de Agosto de 1975 fue promulgada la Ley Orgánica que Reserva al Estado la Industria y el Comercio de los Hidrocarburos, y el 30 de Agosto del mismo año, el Decreto Ejecutivo que crea a Petróleos de Venezuela (PDVSA), empresa matriz de la industria petrolera nacional.

Con estos actos de gobierno, cumplidos par el entonces Presidente de la República, Sr. Carlos Andres Perez, concluia un proceso, iniciado en 1943 por el régimen de Isaías Medina Angarita, con la promulgación de la Ley de Hidrocarburos y se iniciaba una nueva etapa, marcada par la asunción del control total par parte del Estado venezolano de la gestión de la industria petrolera.

Con la creación de Petróleos de Venezuela, como casa matriz encargada responsable de la planificación, coordinación, supervisión y control de las actividades de la industria, fueron también creadas catorce filiales operadoras, nacidas de las trece concesionarias establecidas hasta ese momento en el país y de la Corporación Venezolana del Petróleo (CVP), única empresa petrolera nacional existente para la fecha. Posteriores procesos de integración y racionalización funcional y geográfica. redujeron el numero de empresas operadoras a cuatro: Corpoven, Lagoven, Maraven y Meneven; las cuales realizan todas las complejas operaciones de la actividad petrolera integrada, que van desde la exploración en la búsqueda de hidrocarburos, a la producción, transporte, refinación, mercadeo interne y comercialización internacional del petróleo y sus derivados.

A la gama de operaciones petroleras propiamente dichas se sumó, en 1979, la actividad de una nueva empresa filial, el lNTEVEP, Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Industria.

En Marzo de 1978, la Petroquímica de Venezuela, PEQUIVEN, pasó también a ser una empresa filial de Petróleos de Venezuela. Esta empresa, ha cumplido exitosamente un ambicioso plan de recuperación operacional y financiero, que la ha convertido en una industria rentable y generadora de importantes ingresos para el país.

Con el objetivo de coardinar para toda la industria, la importante gestión de compra en el exterior de todos los materiates y equipos no disponibles en el país, se constituyó en Noviembre de 1980 la séptima empresa filial de Petróleos de Venezuela: Bariven, la cual tiene su sede principal en Caracas y posee organizaciones de compras internacionales en Houston (Estados Unidos) y La Haya (Holanda).

Recientemente, en Octubre de 1985, se creó la octava filial de PDVSA, denominada Refinería Isla (Curazao), y que opera para la industria petrolera venezolana el complejo refinador y el terminal de embarque de Curazao, como resultado de un acuerdo suscrito entre nuestro país y el gobierno de las Antillas Neerlandesas.

El balance de los primeros años de actividad de la Industria Petrolera y Petroquímica venezolana ha sido, a todas luces, positivo. El acto nacionalizador mismo y el proceso que lo antecedió, han sido tomados como ejemplo de madurez y seriedad. Venezuela asumió su industria petrolera como un acto de soberanía, pero sobre todo de gran responsabilidad, cumpliendo fielmente sus compromisos para con el país y cada uno de sus sectores, así como los contraídos con sus socios en la OPEP y con el mercado internacional.

La primera década de PDVSA ha significado la consolidación de la Industria Petrolera y Petroquímica venezolana. En este período se ha mantenido y robustecido la confianza del país en la capacidad del personal de la industria, para cumplir los objetivos que le fueron encomendados. Gracias a un planificado y mantenido esfuerzo en todos los frentes se ha avanzado significativamente y con excelentes resultados en el campo exploratorio y de producción, fruto de lo cual son los estimables niveles de potencial y reservas que garantizan larga vida a la industria. Han sido también notables los progresos en materia de refinación, sobre todo con los cambios de patrón, mediante los cuales la industria ha ampliado su capacidad de satisfacer el mercado interno y ha logrado un alto grado de flexibilidad para acomodarse a los requerimientos del mercado internacional.

En sus primeros diez años, Petróleos de Venezuela y sus empresas filiales han logrado un amplio desarrollo del personal y elevados niveles de autosuficiencia tecnológica. El país, por su parte, ha recibido de su industria, no sólo el caudal de ingresos que sustenta su desarrollo, sino también el aliento efectivo al sector interno de productores, proveedores, consultores especializados y mana de obra.

De una industria en contracción, se ha pasado a una industria en sólido crecimiento y de renovadas expectativas. La década 1975-1985 ha sido, sin duda, de afirmación para Venezuela y su industria básica.


FICHA

Día de emisión: 13 de diciembre de 1985
Valor estampillas: Bs. 1,00; 2,00; Bs. 3,00; Bs. 4,00; Bs. 5,00
Cantidad: 750.000 estampillas (75.000 de cada una)
Tamaño estampilla: 40 x 30 mm
Presentación: Hoja de 10 estampillas
Tipo de papel: Sin filigrana, sin fosforescencia
Perforación: Filatélica 12
Sistema de impresión: Offset
Diseñador: Anisia Zavarse Gilly
Prensa e Impresión: Gráfica Armitano, C.A.

Ver Registro en la Base de Datos