DIA DEL EJERCITO

Forjador de Libertades

Los Padres de la Nacionalidad Venezolana desde comienzo mismo del proceso emancipador, concibieron la idea de formar una Institución capaz de garantizar la decisión de ser libres y de contribuir a dar al Estado naciente las bases suficientes para su vigencia y desarrollo.

Establecer con exactitud un punto de origen del Ejército Venezolano, es casi caer en la especulación y nos obligaría a establecer criterios que podrían ser alegato de discusión. No obstante podemos afirmar que en la génesis de nuestro país, en el territorio de la conquista y colonización que formará más tarde nuestra nación, veremos en los fieros indios Caribes luchando por su libertad y por sus propiedades una remota raíz de la esencia guerrera del hombre propio de estas tierras.

Pero, es en la mezcla del indio con el no menos valeroso conquistador y luego con el negro, donde se funde en un crisol de ardiente sangre, el principio del Ejército que posteriormente rendirá sus armas por la libertad del hombre. En aquellos tiempos de gestación, de mestizaje, vemos como las autoridades españolas, militarizaban (1745), las compañías de indios de las provincias de Barcelona y Cumaná; yapara 1754 se establece con carácter permanente, la primera unidad tamaño Batallón, determinada indudablemente por las circunstancias internas de las provincias de Venezuela. Otro hecho relevante es el interés estratégico que comienza a despertar nuestro suelo, dadas las concepciones ultramarinas predominantes, con una mayor valoración de la guerra marítima.

La Capitanía General de Venezuela (1777) va a ser el marco político-territorial de la Venezuela de hoy. En ella, para principios del siglo XIX, ya habían unidades del Ejército Colonial, conformadas por venezolanos que cumplían las condiciones propias de esta Institución de manera permanente, las llamadas a pie firme y las de milicias, divididas éstas de acuerdo con la clase social a la que pertenecían los hombres que la integraban, por lo que vemos milicias de blancos, de pardos y de indios.

Sin embargo, el alma de la institución Armada de Venezuela nace el 19 de Abril de 1810. En esos extraordinarios sucesos, que vienen a quebrantar el asfixiante estado colonial, figuran de manera activa a favor de la Revolución, valiosos oficiales criollos y pardos, dignos de un homenaje de reconocimiento eterno: José Félix Ribas, Lino de Clemente (el primero de los de hoy denominados Ministros de Defensa) , los Coroneles Nicolás de Castro y Juan Pablo Ayala, el Capitán Simón Bolívar, que por su evidente actitud republicana, se hallaba confinado en los Valles del Tuy, y quien muy pronto regresaría a su ciudad natal para cumplir con su deber.

Designado por la Junta Suprema de Gobierno, la Secretaría del Despacho confirió al Capitán de Fragata Don Lino de Clemente las funciones de “MARINA Y GUERRA”, y al Coronel Fernando del Toro, la responsabilidad de inspección, para el gobierno militar. Para la Junta de Guerra y Defensa de las provincias de Venezuela fueron nombrados: el Coronel Fernando del Too; los Comandantes Generales Nicolás de Castro y Juan Pablo Ayala; los Coroneles de Artillería José Salcedo y de Ingenieros Juan Pires; el Comandante del Escuadrón de Caballería Don Antonio de Solórzano; el comandante del Batallón Veterano Antonio José Urbina y el Capitán Don José de Sata y Bussy, Secretario de la Junta de Guerra.

Ese mismo año, la Junta Suprema decreta la creación de la Academia Militar para la formación de oficiales.

La Junta tuvo que enfrentarse a los primeros actos de rebeldía: los influyentes de Guatana y Coro muestran su descontento por la decisión tomada el 19 de Abril y manifiestan su lealtad incondicional a la corona. Ante la situación, el Brigadier Francisco Rodríguez del Toro es nombrado para que comande el Ejército que tendrá que salir en campaña a fin de someter a la provincia de Coro. Las condiciones precarias hacen fracasar la expedición.

En julio de 1811, declarada definitivamente la independencia, fue sustituida por el Teniente General Francisco de Miranda, quien igualmente por razones adversas, va a fracasar y al año siguiente capitula ante Domingo Monteverde, en San Mateo.

Después de la Campaña Admirable de 1813, comandada por el Libertador Simón Bolívar, y la expedición de Chacachare, al mando de Santiago Mariño, se suceden cruentos episodios militares, batallas, combates y otras acciones, dignas de la pluma del Coronel Doctor Eduardo Blanco, hasta que el 24 de junio de 1821, en las sabanas inmortales de Carabobo, el Ejército Libertador sella para siempre la Independencia de Venezuela. Ya en 1819, había consolidado la libertad de Nueva Granada, con el Paso de los Andes, mediante una serie que culminan en el Puente de Boyacá, el 7 de agosto. Desde Carabobo, el General en Jefe Simón Bolívar emprende la realización de sus planes hacia el Sur, y alcanza la independencia del Ecuador, Perú y la creación de Bolivia.

Después de 1830, se suceden en el país centenares de movimientos, en razón del surgimiento del caudillismo, que cesan al iniciarse el presente siglo, permitiendo la nueva institucionalización del Ejército y la Armada. Del seno del Ejército, por evolución de las ciencias, la técnica y la administración va a nacer la Fuerza Aérea Venezolana y la Guardia Nacional (Fuerzas Armadas de Cooperación). Un vigoroso desarrollo aflora en la Institución desde 1945 y a partir de 1958 se hace resaltante.

En 1975, se puso en vigencia el Plan de Reorganización “CARABOBO” (1975 – 1990), el cual ha impartido un aliento de gran utilidad para el cumplimiento de la misión y objetivos del Ejército venezolano, Forjador de Libertades.

A las Fuerzas Armadas Nacionales, corresponde primordialmente, asegurar la defensa nacional, a fin de garantizar la integridad y libertad de la República y la estabilidad de las Instituciones Democráticas (Artículo 8 de LOFAN). Conforme al artículo 9 de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas Nacionales al Ejército corresponde la Defensa Terrestre y tendrá, además de las funciones señaladas en el artículo 8, los siguientes objetivos:

  1. Organizar, equipar y adiestrar unidades para la ejecución de operaciones militares terrestres.
  2. Establecer la doctrina y los procedimientos para la ejecución de la guerra terrestre y su participación en operaciones aerotransportadas o de orden público que sean de su competencia.
  3. Participar en la ejecución de los planes de movilización militar.
  4. Mantener la integridad de las fronteras terrestres y contribuir a su desarrollo.
  5. Realizar actividades reinvestigación y desarrollo en áreas científicas y técnicas dirigidas a fortalecer la defensa nacional.
  6. Las demás que le señalen las leyes y reglamentos.

Para la ejecución de sus funciones, el Ejército Venezolano está organizado en un Comando General, la Inspectora General, el Estado Mayor General, las Grandes Unidades de Combate, las Unidades Superiores, Unidades Tácticas, Unidades Fundamentales Aisladas y Dependencias.

En el 167° Aniversario de la Batalla de Carabobo y Día del Ejército Venezolano, Forjador de Libertades, el Instituto Postal telegráfico, IPOSTEL, se une al júbilo de los Oficiales generales, Superiores, Subalternos, Sub-Oficiales Profesionales de Carrera, Cadetes, Tropas y Personal Civil que lo integra mediante la emisión de la presente serie de sellos postales, como reconocimiento de la comunidad venezolana a la participación de esta Institución militar en la salvaguarda de la soberanía, integridad geográfica, la libertad y el sistema democrático, así como en el desarrollo integral de la nación.


FICHA

Día de emisión: 20 de junio de 1988
Valor estampillas: Bs. 2,00; Bs. 6,00; Bs. 7,00; Bs. 11,50; Bs. 12,00
Cantidad: 50.000 de cada estampilla
Tamaño estampilla: 35 x 40 mm
Presentación: 1 hoja de 10 estampillas
Tamaño de la hoja: 210 x 120 mm
Tipo de papel: Estucado, engomado, mate tropicalizado
Hoja de recuerdo: 10.000 de Bs. 2.000
Perforación: Filatélica 12½
Sobres del Primer día: 7.500
Sistema de impresión: Offset
Diseñador: Efráin Lopez

Ver Registro en la Base de Datos