IVIC

Instituto Venezolano de Investigaciones Cientificas

El Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), es el más grande de los organismos adscritos al Ministerio del Poder Popular para la Ciencia y Tecnología (MPPCT). Sus inicios se remontan a la primera mitad de la década de 1950, cuando por iniciativa del gobierno de Marcos Perez Jiménez se desarrolla el proyecto que le propone Humberto Fernández-Morán al Ministerio de Sanidad de instalar un modernísimo Instituto Venezolano de Investigaciones Neurológicas y Cerebrales (IVNIC) en los altos mirandinos, muy cerca de la población de San Antonio de Los Altos.

El IVNIC existió y operó exitosamente durante tres años (1956-1958), destacándose su papel pionero en el desarrollo científico y tecnológico de la microscopia electrónica, y en estudios estructurales fisiológicos del cerebro. Ante el cambio de gobierno de 1958 y las presiones políticas consecuentes, Fernández-Morán sale de Venezuela transfiriéndole la dirección del instituto a Marcel Roche. En 1959 la directiva del IVNIC propone ampliar la visión y misión del instituto, y es de esta manera que el gobierno nacional decreta la eliminación del mismo, creando en sustitución el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, al cual se transfirió el patrimonio material del primero. El IVIC se mantuvo adscrito al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social hasta la creación del actual MPPCT en 1999.

En 1960, bajo la dirección de Roche se terminó en el IVIC la construcción del reactor nuclear experimental RV-1, cuyo proyecto e inicio data de 1956. La puesta en marcha de un reactor experimental en Venezuela significó un hito histórico para la ciencia latinoamericana y desde entonces el reactor se convirtió en un icono emblemático del instituto y del carácter avanzado de la actividad científica que siempre se ha desarrollado en las instalaciones del IVIC en Altos de Pipe. Por instrucciones del ejecutivo, a principios de la década actual el RV-1 fue transformado –reversiblemente- en una planta de irradiación de rayos Gamma (PEGAMMA), a través de la cual el instituto, de manera muy exitosa, presta servicios de esterilización microbiológica de alimentos, materiales quirúrgicos y otros.

Sin embargo, en más de cincuenta años de historia, la institución viene diversificando sus funciones y creciendo notablemente. Los últimos tres años han sido particularmente ricos en eventos y avances, sobre todo porque con la creación de las sedes de Maracaibo y Mérida, por primera vez se logró la regionalización del IVIC, proceso que continuará bajo la filosofía de hacer del mismo un instituto de carácter verdaderamente nacional que ha de brindar también oportunidades de desarrollo científico y tecnológico fuera de la región central del país y de acuerdo a las exigencias que imponen las necesidades locales y el crecimiento de la nación venezolana.

La regionalización y el crecimiento del IVIC vienen engranados con el desarrollo de mayores capacidades de formación y entrenamiento de gente joven, estudiantes de todos los niveles y nuevos profesionales en ciencia y tecnología. Actualmente, la sede central del IVIC matricula anualmente más de 600 estudiantes venezolanos y extranjeros, muchos de los cuales (cerca de 300) se dedican exclusivamente a los estudios formales de postgrado, en sus niveles de maestría y doctorado. La institución ha tratado de acoplarse al crecimiento acelerado de la demanda estudiantil proveyendo muchas más becas, facilidades de residencia, alimentación, transporte, e infraestructura académica (servicios de biblioteca, redes informáticas, etc.), y en especial modernizando operativamente el Centro de Estudios Avanzados. Es prácticamente un hecho la próxima instalación de una Universidad Nacional en Ciencias Básicas que promoverá a través de la Misión Alma Mater del ejecutivo nacional y en cooperación entre el MPPCT y el Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior.

La apertura de oportunidades de formación y capacitación en materia de ciencia tecnológica a un sector más amplio de la población venezolana y latinoamericana en general, constituye una nueva etapa en la historia de Venezuela y un reto que haría orgulloso a esos fundadores visionarios y emprendedores como lo fueron Fernández-Morán y Roche.

En el 2007 el IVIC cuenta con siete departamentos: Biología Estructural, Matemáticas, Ingeniería, Química, Estudios de la Ciencia, Tecnología de Materiales y del Ambiente (IVIC-Zulia) y Física Aplicada (IVIC-Mérida), ocho centros de investigación: Física, Química, Ecología, Biofísica y Bioquímica, Microbiología y Biología Celular, Medicina Experimental, Antropología y de Investigaciones Biomédicas (IVIC-Zulia), y tres de servicios diversos: centro Tecnológico (que administra cientos de servicios que el instituto ofrece), Centro de Desarrollo Comunitario y Centro de Estudios Avanzados. Así mismo cuenta al menos con cinco unidades de investigación y servicios: Unidad de Cirugía Experimental, Unidad de Tecnología Nuclear (a la cual se adscribe PEGAMMA), Unidad de Energías Alternas, Unidad de Ecología Genética y la recientemente creada Unidad de Servicios en Trematodiasis.

La Biblioteca “Marcel Roche”, patrimonio científico UNESCO para Latinoamérica y el Caribe, y abierta a la comunidad venezolana y foránea durante 363 días por año, constituye uno de los patrimonios tangibles más importantes del IVIC. Su colección de libros sobrepasa los 160.000 volúmenes, y en la actualidad su catálogo de publicaciones periódicas especializadas supera los 8300 títulos (en físico y electrónico).

La rama industrial del IVIC es la empresa QUIMBIOTEC. En ella opera la Planta Productora de Derivados Sanguíneos que surte gran parte de los centros hospitalarios de Venezuela de productos como la inmunoglobulina, la albúmina humana, el Factor VIII, entre otros. En la actualidad se encuentra en proceso acelerado de ampliación y Próximamente pondrá en operación una planta de producción de vacunas. Por otra parte el Laboratorio de Bioequivalencia del Departamento de Química Medicinal fue concebido y preparado para servirle al país en materia de pruebas de bioequivalencia y certificación de medicamentos genéricos.

La misión fundamental del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas es generar conocimientos científicos básicos y aplicables, fomentar y desarrollar tecnologías, y promover la innovación; a ello se suma la noble función de formar permanentemente personas que sean capaces de darles seguimiento en el tiempo y a través de las generaciones a los avances y logros de la ciencia nacional para el beneficio de los venezolanos. Sin embargo, el IVIC del siglo XXI se ha dado a la tarea de ir más allá. Con alrededor de 2000 trabajadores y estudiantes, el IVIC central es una comunidad en pleno desarrollo, en donde la institución también proporciona bienestar social y económico a sus miembros y a sus familiares marchando continuamente hacia la integración en la sociedad venezolana. La ciudadela de la ciencia se multiplicará en condiciones similares en otras localidades del país y deberá establecer mecanismos para interactuar mejor con la comunidad. Hace tres años se crearon el Centro de Desarrollo Comunitario y los Programas Socioeducativos, dependencia y programa que vinculan el quehacer tradicional de la institución con sectores sociales con los cuales el instituto había tenido una relación muy tímida. A través de ellos el IVIC contribuye directamente y sin distinciones, a la educación y mejoramiento personal y profesional de los trabajadores del instituto, vecinos, estudiantes provenientes de todo el territorio venezolano, desde el nivel preescolar hasta el postgrado universitario.

El futuro del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas será rendir honor al lema revolucionario de que la ciencia debe estar al servicio del pueblo.


FICHA

Día de emisión: 14 de diciembre de 2007
Valor estampillas: Bs. 500, 1.000 y 2.000
Cantidad: 50.000 de Bs. 500, 50.000 de Bs. 1.000, y 25.000 de Bs. 2.000
Tamaño estampilla: 45 x 35 mm
Presentación: 1 hoja de 10 estampillas
Tamaño de la hoja: 135 x 210 mm
Valor de la hoja: Bs. 10.000
Tipo de papel: Estucado, engomado, tropicalizado
Hoja de recuerdo: 10.000 de Bs. 2.000
Perforación: Filatélica 12
Sobres del Primer día: 3.000
Tamaño: 164 x 93 mm
Sistema de impresión: Offset
Prensa e Impresión: Dirección de Artes Gráficas del Ministerio del Poder Popular para la Defensa.

Ver Registro en la Base de Datos